6 teorías sobre el enamoramiento

El enamoramiento es una etapa fascinante. Lo es por lo que ocurre en nuestro cerebro, por la intensidad emocional que alcanzamos y por el cambio que se produce en estas conductas.

¿Por qué nos enamoramos? ¿Por qué algunas formas de amor son duraderas mientras que otras no? Los psicólogos y los investigadores de otros campos, como la biología, la sociología y la filosofía, han propuesto varias teorías sobre el amor para explicarnos cómo y por qué nos enamoramos.

El enamoramiento es una forma de amor que implica intensos sentimientos de atracción, sin un sentido de compromiso, y que generalmente ocurre en las primeras etapas de una relación y puede llegar a convertirse en un amor más duradero. En el presente artículo revisaremos 6 teorías del amor que nos permitirán comprender mejor esta etapa.

1. Teoría neurobiológica del amor

La corteza, la ínsula media, el cíngulo anterior, el hipocampo, partes del cuerpo estriado y del núcleo accumbens están involucradas en el amor. En un estudio se encontró que, cuando los participantes miraban el rostro de la persona de la que estaban enamorados, se activaban algunas áreas específicas de su cerebro.

Estas eran la ínsula medial, la corteza cingulada anterior y segmentos del estriado dorsal. No obstante, también hubo algunas que parecían desactivarse. Estas incluían partes de la corteza prefrontal derecha, la corteza parietal bilateral y las cortezas temporales.

Muchas de las regiones cerebrales que se activan cuando nos enamoramos son coextensivas de aquellas que tienen altas concentraciones de neuromoduladores, como la dopamina, los cuales están involucrados en la recompensa, el deseo, la adicción y la euforia.

La liberación de esta sustancia nos hace sentir bien y su incremento se combina con la reducción de la serotonina. El agotamiento de la serotonina durante el enamoramiento es similar al que tienen los pacientes con TOC. Bajo la influencia de Cupido pasamos bastante tiempo pensando en esa otra persona, así como el obsesivo no deja de pensar en aquello que le genera ansiedad.



El enamoramiento también se ha asociado con el factor de crecimiento nervioso. La concentración de esta sustancia se correlaciona con la intensidad de los sentimientos románticos. Asimismo, la oxitocina y la vasopresina tienen su rol en el enamoramiento. Ambas están particularmente relacionadas con el apego y la vinculación, y se descargan durante el orgasmo, el parto y la lactancia en mujeres.

Así pues, desde esta perspectiva, para que el enamoramiento se produzca debe integrarse la acción o inacción de diferentes neuroquímicos y la activación y desactivación de determinadas regiones corticales y subcorticales.

2. Teoría triangular del amor

Dentro de la teoría triangular del amor de Sternberg hay tres componentes del amor.

Intimidad

Es la cercanía que cada uno siente por el otro y la fuerza del vínculo que los une. La intimidad, por lo general, es estable con el tiempo y se puede controlar de alguna manera. Este componente juega un papel medio en las relaciones a corto plazo, pero es totalmente relevante en las relaciones a largo plazo (Sternberg, 1986).

Pasión

Es un deseo de gran intensidad acompañado por una fuerte tendencia a buscar la unión con el otro. Está basada en sentimientos románticos, atracción física e intimidad sexual con la pareja.

La pasión suele ser inestable y fluctúa con mucha frecuencia. Las personas generalmente no pueden controlar si está o no presente, pero son muy conscientes de ella. Este componente del amor tiende a ser importante en las relaciones a corto plazo y a cumplir un papel medio relevante en las relaciones a largo plazo (Sternberg, 1986).

Compromiso

Es la voluntad de mantener el vínculo con el otro. Cuando una relación tiene este componente, la pareja busca superar cualquier adversidad y perpetuar el afecto, más allá de las circunstancias. El compromiso incluye elementos cognitivos que intervienen en la toma de decisiones sobre la existencia y el compromiso a largo plazo de la relación. Al igual que el componente de intimidad, suele permanecer estable.

Las combinaciones de estos componentes dan como resultado diferentes tipos de amor. Por ejemplo, combinar la intimidad y el compromiso da como resultado un amor compasivo, mientras que la combinación de la pasión y la intimidad conduce al amor romántico.

3. Teoría integral del amor

La psicología ha descrito diferentes formas de amor y en todas ellas, el papel de la atracción, el apego-compromiso y el cuidado (AAC, por sus siglas en inglés) parece ser consistente en todas ellas.

El modelo AAC puede ser capturado completamente por cuatro factores fundamentales: atracción, conexión o resonancia, confianza y respeto, proporcionando un marco novedoso que podría explicar el amor en todas sus formas (Tobore, 2020).

Atracción

Tanto el apego como la atracción juegan un papel en la obsesión o la pasión observada en el amor. La atracción afecta el compromiso en una relación y está influenciada por el valor o atractivo percibido en ella.

Conexión o resonancia

La conexión es clave para el compromiso, el cuidado y la intimidad. Crea una sensación de unidad en las relaciones y se fortalece con la proximidad, la familiaridad, la similitud y las experiencias positivas compartidas.

Confianza

La confianza es crucial para el amor y juega un papel importante en la intimidad de la relación y el cuidado, así como en el apego. La familiaridad es una condición necesaria para la confianza, y esta para la satisfacción de la relación.

Respeto

Es fundamental en el amor y en todas las relaciones interpersonales. Es esencial en el compromiso y la satisfacción de las relaciones (Hendrick y Hendrick, 2006) y en la intimidad y el apego de estas.

A pesar de que estos factores pueden actuar de manera independiente, el debilitamiento de uno afecta negativamente a los demás. Del mismo modo, el fortalecimiento de uno modula positivamente a los demás y al estado del amor.

4. El modelo de la rueda de colores

En su libro The Colors of Love, John Lee, presenta otra de las teorías del amor. En ella compara los estilos de amor con la rueda de colores. O sea, de la misma forma en que hay tres colores primarios, existen tres estilos primarios de amor. Estos son los siguientes:

Eros

Lee describe a este estilo como sensual, intenso y cargado de pasión. Los amantes eróticos se inclinarían a buscar y priorizar la satisfacción sexual y el disfrute estético.

Ludos

Este tipo de amor hace referencia a aquellos que perciben el amor como una diversión: hacer actividades en el interior y al aire libre, burlarse, darse un capricho y gastar bromas inofensivas entre ellos. Rara vez o nunca se comprometen demasiado.

Storge

Está representado por el amor familiar entre padres e hijos, hermanos y miembros de la familia. Este tipo de amor también puede desarrollarse a partir de la amistad, en el que las personas que comparten intereses y compromisos desarrollan gradualmente el afecto mutuo.

La combinación de estos tres estilos puede crear los siguientes estilos secundarios de amor:

  • Manía (amor obsesivo): combinación de Eros y Ludus.
  • Pragma (amor realista y práctico): integración de Ludus y Storge.
  • Ágape (amor desinteresado): asociación entre Eros y Storge.

5. La teoría del apego del amor

Para esta teoría, el estilo de apego de una persona está parcialmente formado por la relación que tuvo con sus figuras vinculares en la infancia. Este mismo patrón de interacción continúa hasta la edad adulta, donde se convierte en parte de las relaciones románticas.

Los tres estilos de apego adulto son los siguientes:

  • Ansiosa/ambivalente: una persona con este estilo se preocupa de que su pareja no la ame.
  • Evitativo: alguien con este estilo se siente incómodo acercándose a los demás.
  • Seguro: un individuo con este apego tiene pocas preocupaciones de ser abandonado o temores de que alguien más se acerque demasiado.

Esta teoría sostiene que las experiencias de amor y apego que tenemos afectan nuestras creencias, lo que a su vez afecta los resultados de nuestras relaciones.

6. Amor compasivo versus amor apasionado

La psicóloga Elaine Hatfield propuso que existen dos tipos básicos de amor: el amor compasivo y el amor apasionado.

  • El amor compasivo se caracteriza por el respeto, el apego, el afecto y la confianza. Este amor generalmente se desarrolla a partir de sentimientos de comprensión y respeto.
  • El amor apasionado se caracteriza por emociones intensas, atracción sexual, ansiedad y afecto. Cuando es recíproco, las personas se sienten eufóricas y realizadas; pero cuando no lo es, se sienten desanimadas y desesperadas.

Existen muchas teorías sobre cómo nos enamoramos, siendo en cierta medida un reflejo de la variabilidad individual. Por eso es tan complicado limitar, en una explicación, este sentimiento tan complejo y maravilloso.

José Padilla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.