Cómo ser una persona menos negativa en 7 pasos

Todas las personas podemos cambiar, y esto incluye cambiar tu mirada hacia la vida, hacia la realidad. El primer paso es empezar a valorar también lo bueno y relativizar.

¿Te consideras una persona que solo ve la parte mala de todo aquello que le sucede?

La negatividad es una actitud que hace que nos enfoquemos en los aspectos negativos más que en los positivos; así, toda nuestra atención se dirige hacia lo que “no salió bien”. También conlleva perder la esperanza (desesperanza) o creer que las cosas no pueden cambiar o que no dependen de nosotros (indefensión aprendida).

En este artículo te ofrecemos algunas ideas para que puedas empezar a alejarte de esta negatividad y ser una persona menos negativa. No se trata de fomentar un positivismo naíf, sino más bien de poner un poco de contrapeso a la balanza que todo lo juzga, para comprobar que en todo lo malo también podemos encontrar algo bueno.



7 claves para ser una persona menos negativa

¿Cómo ser una persona menos negativa? Te ofrecemos 7 pautas para que empieces a trabajar en ello:

1. Valora algo bueno cada día

Un pequeño ejercicio relacionado con cómo ser una persona menos negativa que puede ayudarte es el siguiente: prueba a encontrar algo bueno cada día y a valorarlo.

No hace falta que sea una “gran cosa”. Puede ser el hecho de haberte encontrado a alguien por la calle a quien hacía tiempo que no veías, charlar con tu hermana, ver un bonito paisaje, sentirte más seguro, leer el fragmento de un libro cotidiano… Se trata de valorar actos cotidianos para alejarte poco a poco de la negatividad.

2. Anota qué es lo que te gusta de ti

Este ejercicio puedes realizarlo contigo mismo o con el entorno. Se trata de anotar qué es lo que te gusta de ti. ¿Qué valoras de ti? ¿Qué se te da bien?

Esta es una manera de entrenar un lenguaje un poco más positivo en tu día a día. La cuestión es buscar no solo aquellas cosas que nos gustan de uno mismo, sino las palabras que podemos utilizar para describirlas.

3. Aplica el yin y el yang

El yin y el yang es un símbolo envuelto en dos conceptos del taoísmo y que se utiliza para representar la dualidad. Esta filosofía describe las dos fuerzas fundamentales opuestas y complementarias que se encuentran en todas las cosas (es decir, todo lo bueno y todo lo malo).

Prueba a practicar este ejercicio: cuando sientas que la negatividad te invade, trata de encontrar la parte positiva de aquello que te haya sucedido. Aunque a veces cueste encontrarla, o a veces sea mínima, ¡siempre está! A menudo lo negativo es “simplemente” aprendizaje.

4. Aléjate del victimismo

Está bien practicar la autocompasión cuando sentimos que debemos acompañarnos a nosotros mismos, acoger nuestro dolor, nuestras emociones… Lo que no resulta tan beneficioso es pasar de la autocompasión al victimismo (y estas actitudes están separadas por una fina línea).

Y es que, no es lo mismo tener autocompasión que compadecernos. Esa sería la fina línea entre la autocompasión (escucharse, entenderse y permitirse estar mal) y el victimismo (regodearse en el sufrimiento buscando culpables). Por ello, otra idea relacionada con cómo ser una persona menos negativa es alejarse del victimismo.

5. No seas extremista

Tras muchos pensamientos negativos, a menudo se esconde el extremismo (situarse en los extremos a la hora de valorar las cosas). Pero, ¿por qué todo tiene que ser blanco o negro?

Otra actitud que puede ayudarte para ser una persona menos negativa es ser menos extremista en tus pensamientos y acciones.

Prueba a relativizar cuando valores lo que te sucede: ¿realmente es tan “malo”? ¿Eres capaz de alejarte de los extremos y situarte en el punto medio? ¡Pruébalo y notarás la diferencia!

6. Utiliza la creatividad

Puede parecer un poco chocante, ¿no? ¿Ser creativo para ser más positivo? Pues lo cierto es que las ideas creativas nos permiten salir de la zona de confort, abrir la mente, flexibilizarnos… Y estas son cualidades aliadas del positivismo.

Así, pensar de forma creativa te permitirá abrir las puertas a nuevas perspectivas. Y con ello, la posibilidad de que estas no sean tan negativas como en un principio te planteaste.

“Cuando una persona se enfrenta a la adversidad o a un problema importante, lo soluciona si lo enfoca de manera creativa”.

-Albert Ellis-

7. Rodéate de gente positiva

Nuestro entorno influye en cómo nos sentimos y en qué pensamos. Por ello, si quieres ser un poco más positivo, tendrás que rodearte de gente que también lo sea (o que, como mínimo, no sea gente negativa, y mucho menos, tóxica).

Pruébalo; acompáñate de gente que te transmita buen rollo y, sobre todo, que no esté instalada en la queja. Verás cómo poco a poco sientes que tu energía es otra.

Y tú, ¿crees que eres más positivo o negativo? Con estos consejos sobre cómo ser una persona menos negativa, no se trata de verlo todo del color de rosas y de nutrirse de un “falso” optimismo.

Se trata de cambiar la actitud, relativizar y ver más allá de la negatividad, muchas veces derivada del miedo al cambio o de la desconfianza. Recuerda que, si cambias tu forma de ver las cosas, las cosas que ves cambian.

Laura Ruiz Mitjana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *