Las 4 estrategias más utilizadas para autoengañarse: así te mientes para ser más feliz

Puede que pienses que ciertas cosas sólo afectan a los demás y no a ti. Cosas como conducir mal, por ejemplo. O tal vez sólo pienses en tu propio disfrute cuando planeas unas vacaciones y no tengas en cuenta el impacto medioambiental. Ambos son signos de autoengaño, de mentirse a sí mismo.

Este autoengaño es una parte natural de la vida. Al igual que todo el mundo ha conducido un coche demasiado rápido o ha decidido no tomar el tren en favor del avión cuando planea unas vacaciones.

Esta actitud se cuela en nuestros pensamientos y a menudo ni siquiera nos damos cuenta de que está actuando.

Francesco Marchi, de la Universidad de Amberes, y Albert Newen, de la Universidad del Ruhr de Bochum, ambas en Alemania, han analizado 4 de las estrategias más habituales que la gente utiliza para mentirse a sí misma. En la revista Philosophical Psychology, describen cómo funcionan estas estrategias.



«Todo el mundo se miente a sí mismo, y no es raro«, ha asegurado Albert Newen a Business Insider. 

El autoengaño se caracteriza por que las personas se aferran a una creencia concreta aunque en realidad haya pruebas sólidas de lo contrario.

1. Restar importancia o responsabilizar a otros

«Por ejemplo, si un padre está convencido de que su hijo es un buen estudiante y luego éste saca malas notas, puede decir que la asignatura no es tan importante o que el profesor no explicó bien la materia», explicó Newen.

Esta es la primera forma de autoengaño y también la más común.

2. Sesgo de opinión

Esto significa que a las personas les gusta seleccionar los hechos que apoyan sus creencias y, por el contrario, les gusta evitar todo lo que no esté de acuerdo con sus creencias.

«Si, por ejemplo, el amable profesor de matemáticas indicó con cautela que el hijo no está haciendo frente a la situación, pero el padre esperaba una explicación clara si había algún problema, puede interpretar la atención y la amabilidad como una evaluación positiva de las capacidades de su hijo«, dijo.

3. Rechazo de las pruebas

Aquí es donde la gente desacredita los hechos que pueden negar sus propias creencias. Suele hacerse dudando de la credibilidad de la fuente.

El padre podría simplemente dejar de preguntar por las notas del próximo examen de matemáticas. Como el profesor es incompetente a sus ojos, los exámenes no dicen nada sobre las capacidades de su hijo de todos modos.

4. Justificar lo injustificable

Esto ocurre cuando las estrategias anteriores ya no funcionan. Por ejemplo, si el profesor de matemáticas se acerca al padre y le explica que su hijo no está rindiendo tanto como los demás de la clase en este momento. El padre puede intentar reinterpretar esta explicación, quizás diciendo que su hijo es inteligente pero que no puede mostrar todo su potencial en este momento.

Puede haber muchas razones para ello: la clase puede ser ruidosa, por lo que no puede concentrarse. O la clase de matemáticas es siempre a primera hora de la mañana, lo cual es demasiado temprano para el hijo, que trabaja mejor por la noche.

Cuando una situación es ambigua, entra en juego esta generación de pruebas y se busca cualquier explicación que aún pueda apoyar tus creencias.

Tus creencias te ayudan a sentirte más positivo contigo mismo

Como ves, tienen que pasar muchas cosas para que una persona cambie sus convicciones.

Es posible que haya encontrado algunas de estas estrategias en acción en los debates sobre el COVID-19 y las vacunas.

«No se trata de procedimientos malintencionados, sino que forman parte del equipo cognitivo básico de los seres humanos para preservar su visión establecida de sí mismos y del mundo», afirma Newen.

Sus creencias son como pilares que estabilizan y protegen su visión del mundo. Las creencias que apoyan la imagen positiva que tienes de ti mismo o de otras personas cercanas son especialmente importantes. Se defienden con especial tenacidad. Así que no se trata de los hechos en sí, sino de lo que dicen de la persona que los sostiene.

Pero, aunque pueda parecerolo, esto no es del todo malo. Al contrario, los filósofos Newen y Marchi afirman que el autoengaño no es irracional ni perjudicial para las personas a corto plazo.

Las cuatro estrategias pueden incluso ayudar a las personas a sentirse bien consigo mismas y a mantenerse motivadas en situaciones difíciles. Sólo si las creencias se mantienen completamente resistentes al cambio a medio y largo plazo se convierte en algo problemático.

Si el padre se aferra a sus convicciones incluso cuando el hijo cambia de colegio y vuelve a sacar malas notas en matemáticas, entonces él y su hijo perderán la oportunidad de mejorar su capacidad matemática a largo plazo. Esta actitud siempre es problemática. Pero es especialmente perjudicial, dice Newen, «en tiempos de retos radicalmente nuevos que requieren cambios rápidos de comportamiento».

Fanny JimenezNathan Rennolds

Deja una respuesta