18 películas musicales para todos los gustos

El cine musical nos ha acompañado desde la infancia. Como su heterogeneidad es grande, os dejamos aquí una pequeña selección que recorre cronológicamente algunos de los títulos más representativos del género.

El teatro musical tiene su origen a finales del siglo XIX y, desde entonces, se ha ido adaptando a los nuevos tiempos. En la actualidad, son muchos los musicales que podemos disfrutar en un teatro, pero también contamos con una buen número que ha sido llevado al cine.

En este artículo, te presentamos una pequeña selección de películas musicales de todos los tiempos. La fusión música y cine siempre es interesante y puede ser una buena fórmula para endulzar días un tanto amargos.

Por supuesto, habrá quien eche de menos algún título, pero quizás a cambio encontréis otro que despierte vuestra curiosidad. En la variedad está el gusto y hoy os traemos una pequeña muestra.

1. El mago de Oz, Víctor Fleming (1939)

Frente a un mundo real caracterizado por la sobriedad del blanco y negro, se abría ante nuestros ojos un mundo fantástico marcado por el color.

La película que convirtió a Judy Garland en mito es parte de la historia del cine y, sin duda, una película fundamental si hablamos de musicales.

Su inmortal Somewhere over the rainbow y su fantástica historia se han quedado grabadas para siempre en nuestra memoria. Sin ir más lejos, la UNESCO la incluyó en su Registro de la Memoria del Mundo.

2. Cantando bajo la lluvia, Gene Kelly y Stanley Donen (1952)

El filme suponía una metaficción del arte cinematográfico de la primera mitad de siglo. El inolvidable baile de Gene Kelly bajo la lluvia ha sido imitado y parodiado hasta la saciedad, incluso es utilizado de forma violenta en la película La naranja mecánica de Stanley Kubrick.

3. West Side Story, Robert Wise y Jerome Robbins (1961)

Y llegamos a otro clásico del género: West Side Story. La historia apenas necesita presentación, pues se trata de una versión moderna de Romeo y Julieta.

El escenario, en lugar de la antigua Verona, se sitúa en las calles de Nueva York. ¿Los rivales? Un clan de origen puertorriqueño, los Sharks, frente a los Jets, de origen europeo.

4. Mary Poppins, Robert Stevenson (1964)

Tampoco podía faltar en esta lista el clásico infantil por excelencia, una película que, pese al paso del tiempo, sigue conquistando a los más pequeños generación tras generación.

Se trata de la película de Disney con un mayor número de nominaciones a los Óscar: 13 en total, de las que obtuvo 5 galardones. La película protagonizada por Julie Andrews y Dick van Dyke combinaba imágenes reales con animación, algo verdaderamente increíble para su tiempo.

5. Los paraguas de Cherburgo, Jacques Demy (1965)

La película fue, durante bastante tiempo, un filme de culto y dio a conocer a una jovencísima Catherine Deneuve, aunque su voz fue doblada por la cantante francesa Danielle Licari.

Los paraguas de Cherburgo es un drama romántico; en él, las diferencias sociales causarán estragos en la relación de los protagonistas.

6. El violinista en el tejado, Norman Jewison (1971)

Dejamos atrás los años 60 para sumergirnos en una década especialmente prolífica en cuanto a musicales en el cine. En una aldea ucraniana, el lechero Tevye intentará que sus hijas contraigan un buen matrimonio; es decir, que puedan casarse con un hombre de buena posición que garantice la estabilidad económica de la familia.

El filme refleja una etapa algo convulsa, plagada de cambios en la que la diáspora judía sobrevive en tiempos de los zares. Resulta especialmente interesante cómo logra romper la cuarta pared y apelar directamente al espectador.

7. Cabaret, Bob Fosse (1972)

Como apuntábamos, el cambio de década nos dejó algunos de los musicales más emblemáticos hasta la fecha. Es imposible no acordarse de la enérgica e incansable Liza Minnelli como Sally Bowles.

Si Judy Garland se convirtió en icono gracias a un musical, su hija, Liza, haría lo propio con Cabaret. En el Berlín de los años 30, el ocio nocturno se concentra en un local conocido como el Kit Kat Klub.

Sally, una joven estadounidense, es la estrella del local. Irreverente, vulgar y sofisticada casi a partes iguales, ella es la estrella en Cabaret. Años después, en 1979, Fosse volvería a sorprender con un bizarro musical: All that Jazz.



8. The Rocky Horror Picture Show, Jim Sharman (1975)

Hablando de personajes irreverentes, no podía faltar el excéntrico Frank-N-Furter. El musical de culto por excelencia, The Rocky Horror Picture Show, creado por Richard O’Brien y adaptado por Sharman, sobrevivió en las sombras, al margen de los cánones y los estándares de su tiempo.

Curiosamente, el público comenzó a reaccionar y acudir disfrazado e incluso interactuar con el filme durante sus proyecciones. Como si de un mito se tratase, el filme que rompió los esquemas y habló de la libertad sexual en tono fantástico, sigue cautivando adeptos en todos los rincones del planeta.

9. Grease, Randal Kleiser (1978)

Sin duda, Grease es uno de los musicales más conocidos de todos los tiempos. La película que catapultó a la fama a Olivia Newton-John y John Travolta que ya había experimentado en el género con Fiebre del sábado noche (John Badham, 1977).

Sin embargo, pese a lo icónica y bailable que sigue resultando, lo cierto es que parte de su magia se ha esfumado con el tiempo.

10. Hair, Milos Forman (1979)

Cerramos la década con un musical que no podía ser más representativo: movimiento hippie, guerra de Vietnam y música rock se funden en Hair.

Se trata de la adaptación de un musical concebido diez años antes y que ya había tenido su éxito en Broadway. Frente a la guerra, amor.

11. The Blues Brothers, John Landis (1980)

El germen de esta icónica película lo encontramos en el programa de televisión Saturday Night Live. John Belushi y Dan Aykroyd llevaban a cabo un pequeño sketch musical de tintes cómicos que llevaba por nombre The Blues Brothers en el programa.

El número fue adquiriendo popularidad y, con el tiempo, daría el salto a la gran pantalla. Lo demás es historia, su inolvidable banda sonora se ha quedado grabada en la memoria de muchos de nosotros.

12. El Sentido de la vida, Terry Jones (1983)

El guion de los Monty Phyton ha vivido un tanto ensombrecido por el arrollador éxito de La vida de Brian (1979).

Sin embargo, el filme, además de conquistarnos con su insólito sentido del humornos invita a plantearnos cuestiones de índole filosófica en clave de humor. ¿Cuál es el sentido de la vida? Entre lo cómico y lo absurdo, los Monty Phyton tratarán de respondernos en este peculiar musical.

13. Little Shop of Horrors, Frank Oz (1986)

En los años 60, surgía una película de serie B bajo el nombre Little Shop of Horrors. El filme se terminaría por convertir en una de las películas de serie B más vistas del mundo y, con el tiempo, Frank Oz se encargaría de brindarle el homenaje definitivo: un remake ochentero que no tiene desperdicio. Comedia, terror y musical se dan la mano en Little Shop of Horrors.

14. Cry Baby, John Waters (1990)

John Waters nos enseñó a amar lo trash, a encontrar la belleza en lo horrible, a dejarnos fascinar por el mal gusto. Así, su musical no podía ser otra cosa que una parodia. Cry Baby nos presenta a un joven capaz de llorar con una única lágrima que volverá locas a las chicas de su instituto.

Con un reparto en el que resuenan nombres como Johnny Depp o Iggy Pop, Cry Baby es un espectáculo divertido e incluso grotesco que se burla de los musicales adolescentes absolutamente estereotipados como el ya mencionado Grease.

15. Pesadilla antes de Navidad, Henry Selick (1993)

No, pese a lo que pueda parecer, no la dirige Tim Burton, aunque su protagonista y, en general, el guion, provienen de una idea original que Burton desarrolló en forma de poema.

No podíamos dejar esta lista sin un pequeño espacio para el cine de animación que nos ha brindado infinidad de musicales, pero quizás uno de los más inolvidables sea Pesadilla antes de Navidad.

16. Las aventuras de Priscilla, reina del desierto, Stephan Elliott (1994)

Si The Rocky Horror Picture Show nos volvía locos a todos por revolucionaria temática, Priscilla haría lo propio en los 90. Divertida, icónica y con una banda sonora absolutamente representativa de su tiempo, la película no dejaba a un lado su componente más humano.

Presentándonos a unas drag queens cuyas historias personales lograban la empatía del público y mostraban, además del colorista mundo drag, una faceta un tanto más dramática que denunciaba la homofobia.

17. Moulin Rouge, Baz Luhrmann (2001)

Moulin Rouge surge en un momento en el que el cine musical parece no levantar cabeza. El filme protagonizado por Nicole Kidman y Ewan McGregor es hoy uno de los más recordados de las últimas décadas, sin embargo, su acogida no fue del todo buena entre la crítica.

Los anacronismos y los excesos estéticos lo convertían en un filme musical bastante atípico, que parecía hacer resurgir de sus cenizas a un género que el público aplaudía, pero no tanto la crítica. Sea como fuere, Moulin Rouge fue un éxito y devolvió, en parte, la ilusión por los musicales.

18. La La Land, Damien Chazelle (2016)

La última década ha sido algo más agradecida con el musical. ¿Un ejemplo? La La Land, que en 2016 arrastró al cine a un gran número de espectadores. El género tan pasado de moda, ahora, por fin, parece vivir una segunda época dorada.

La historia que presenta el filme ya la hemos visto en otras ocasiones y, probablemente, nos recuerde a más de un título de esta lista. Así, llegó un momento en el que parecía incluso necesaria y su ejecución fue más que acertada.

Probablemente, falten muchos títulos en esta lista y es que el género es extraordinariamente prolífico. Resulta difícil realizar una selección y el gusto es algo totalmente subjetivo, pero esperamos que esta pequeña recopilación os haya dejado un buen sabor de boca y, sobre todo, ganas de rememorar y bailar al ritmo de alguna de estas películas.

“Sin música, la vida sería un error”.

-F. Nietzsche-

Este artículo ha sido escrito y verificado por la crítica de cine Leah Padalino

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *