Enero y febrero no son buenos meses para el amor. Quizá sea que el frío congela hasta los corazones más cálidos, pero según un reciente comunicado de la agencia especializada en citas ‘Ashley Madison’, el comienzo del año (y en concreto estos dos meses) es el momento en el que reciben más cantidad de suscripciones. Eso encaja con los abogados especializados en divorcios, que aseguran observar un aumento en las solicitudes de divorcio después de las vacaciones, informa ‘Good Housekeeping‘.

Una de las causas más comunes en las relaciones es la infidelidad. ¿Por qué sucede? En general, los expertos hablan de problemas de falta de comunicación. Aunque las sociedades occidentales han evolucionado bastante al respecto, el engaño femenino sigue siendo tabú frente al masculino. Es fácil recurrir a las viejas suposiciones de que ellos «son más propensos a engañar«, pues lo cierto es que con los nuevos tiempos, es más difícil seguir sosteniendo la teoría de que las mujeres son infieles porque están descontentas con sus relaciones y los hombres porque necesitan variedad sexual.

En plena época del #Metoo, la profesora experta en sexualidad Zhana Vrangalova asegura que soplan tiempos de cambio: «La brecha de género de la infidelidad está cambiando entre las nuevas generaciones. Antes, ellos tenían muchas más probabilidades de engañar que las mujeres, mientras que en la época actual las tasas son similares», indica. ¿Igualdad en los engaños?

Tres factores

Algo así, aunque insiste que existen variaciones entre ambos géneros. «Un estudio reciente mostró que los hombres tiene más probabilidades de hacer trampas que ellas por razones relacionadas con el deseo sexual, debido a factores ajenos, como estar borracho», indica Vrangalova. «Sin embargo, las tres razones respaldadas por todos los cuestionados (hombres y mujeres) fueron siempre las mismas: falta de amor por la pareja, deseo de variedad sexual y factores situacionales».

«Yo quise llegar un poco más allá y profundizar acerca de por qué las mujeres engañan» cuenta la profesora Alicia Walker, que pasó un año entrevistando a mujeres que han tenido relaciones extramaritales para su libro ‘La vida secreta de la esposa infiel‘. «Descubrí que las mujeres, en general, engañan por insatisfacción sexual. Creen que si continúan con sus parejas, con problemas de esa índole, al final tendrán que separarse de sus familias y romper el corazón de sus parejas. Ninguna tomó la decisión de ser infiel a la ligera sino que después de años (o décadas) tratando de mejorar las cosas en sus matrimonios, finalmente decidieron buscar en otro lado».

Eso no significa que todas las mujeres que engañan siempre lo hacen porque están tratando de salvar su matrimonio. A veces es justamente lo contrario. «Una de las razones principales por las que ellas deciden ser infieles es porque se sienten atrapadas de alguna manera y quieren hacer estallar su relación en pedazos. A veces se encuentran con una pareja que en un principio parece buena persona pero que en realidad es controladora o emocionalmente inaccesible. La mujer entonces intenta cambiar las cosas o acudir a terapia, pero no tiene éxito, la infidelidad es entonces una razón para que la dejen», cuenta Walker.

Cómo saber si te engaña

Las investigaciones aseguran que en las relaciones heterosexuales que ellas son mucho más propensas que los hombres a iniciar el divorcio y también parecen ser más felices después. «Hay tres grandes señales de que tu pareja podría estar engañándote o piensa hacerlo» cuenta Vrangalova, esta son:

– De repente se vuelve muy protectora y reservada con su teléfono móvil.

– Retira grandes cantidades de dinero del cajero automático.

– Es evasiva cuando le preguntas qué ha estado haciendo durante el día.

«Tener muchas citas de café o reuniones con personas de las que nunca has oído hablar también es una clave», explica. «Pero sin duda la tarjeta roja más grande es el teléfono. Si de repente no te deja verlo nunca y lo tiene siempre bloqueado, incluso cuando está en la ducha, definitivamente es para preocuparse«, concluye.

Vía: Alma Corazon y Vida

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *