Claves para evitar una infidelidad de pareja

La infidelidad con frecuencia tiene origen en la insatisfacción y en la falta de comunicación. Te ofrecemos algunos consejos para evitarla y mantener fuerte tu vínculo de pareja.

Descubrir que hemos sido engañados por nuestra pareja es una de las situaciones más dolorosas que podemos experimentar. El hallazgo no solo destruye la confianza que habíamos depositado en la otra persona, sino que también puede erosionar nuestra autoestima.

Asimismo, la persona que engaña también puede sufrir, especialmente de culpa, vergüenza y arrepentimiento. A la vista de estas consecuencias, cabe preguntarse: ¿es posible evitar una infidelidad?

Los datos son poco alentadores: entre un 20 % y un 30 % de la población admite haberle sido infiel a su pareja. Y esta cifra se eleva a más del 50 % si hablamos de flirtear en alguna ocasión con otra persona, bien sea por mensajes o cara a cara.

Además, no existe un perfil único que señale a la persona potencialmente infiel; las circunstancias, en este sentido pesan mucho. De hecho, un buen porcentaje de las personas que son infieles antes habrían descartado e incluso condenado por completo su conducta.

¿Cómo evitar una infidelidad de pareja?

Es necesario asumir que nunca podremos reducir a cero el riesgo de ser engañados o cometer una infidelidad. Y es que la incertidumbre forma parte de la vida y el cambio es constante en las relaciones humanas.

No obstante, podemos tener en cuenta ciertos aspectos que nos ayudarán a reducir las probabilidades y a disfrutar, además, de un vínculo de pareja más sano y satisfactorio.



Trabajo personal

El trabajo personal es fundamental para entrar en una relación con una mentalidad saludable. Cada uno de nosotros somos responsables de nuestra felicidad. Y es que muchas personas alegan que su pareja no les llena, no les satisface o no les hace felices y que esto les ha abocado a buscarlo en otra persona. Sin embargo, no podemos pretender que los demás llenen nuestros vacíos.

Por otro lado, el trabajo personal nos ayuda a conocernos mejor, a estar en contacto con nuestras emociones y a identificar con más facilidad qué nos ocurre. De este modo, podemos ser honestos con nosotros mismos y reconocer cuando ya no sentimos lo mismo por la pareja o estamos comenzando a sentir por otra persona.

La introspección nos permite tener claridad y actuar de forma madura en lugar de impulsiva.

Asertividad

La asertividad es la capacidad de expresar los propios deseos y opiniones respetando también el punto de vista del otro; y es la base fundamental de la comunicación en pareja.

Si eres asertivo, podrás transmitirle a tu compañero cuándo algo te incomoda, te entristece o te disgusta, podrás hacer peticiones, negociar y llegar a acuerdos. De este modo, la insatisfacción y los conflictos no irán escalando y se podrán alcanzar resoluciones positivas a tiempo.

Cuidar el vínculo

Ha quedado demostrado que el amor se transforma y evoluciona a medida que la relación de pareja avanza; y, una vez pasada la etapa del enamoramiento, es fundamental que ambos colaboren para que el vínculo se mantenga fuerte y renovado.

La rutina, la desgana y el desinterés hacen mella en la relación y generan insatisfacción y malestar en sus miembros. Y esto puede abrir la puerta a una posible infidelidad. Por ello, es necesario trabajar en la intimidad emocional, en la pasión y en el compromiso a diario, no dando por sentado el amor.

Ser sensible a las emociones del otro

Se ha encontrado que una parte importante de las infidelidades se desencadenan porque la persona no halla en su compañero la escucha, la empatía y la validación necesarias.

De nada sirve que una persona sea asertiva y exprese lo que siente y necesita, si la otra parte ridiculiza, menosprecia o ignora lo que este le intenta comunicar. Así, cuando tu pareja hable, escucha en lugar de ponerte a la defensiva, trata de comprender sus motivos y recuerda que sois un equipo.

Responsabilidad afectiva

Ninguno de nosotros podemos controlar cómo evolucionan nuestros sentimientos y es posible que en determinado momento descubras que ya no amas a tu pareja, que no deseas continuar la relación o que quieres involucrarte con alguien más. Esto es natural y lícito; pero has de tener la responsabilidad afectiva suficiente para comunicárselo y terminar en lugar de recurrir al engaño.

La infidelidad genera importantes daños en la autoestima, crea problemas de confianza en la víctima y puede continuar afectándole incluso años después de que suceda. Por tanto, recuerda que al involucrarte emocionalmente con otra persona adquieres una responsabilidad y procura no infligir daños innecesarios.

Evitar una infidelidad de pareja es un asunto de dos

En definitiva, evitar una infidelidad de pareja requiere de un compromiso conjunto; y es que generalmente el engaño se produce cuando la relación viene arrastrando problemas desde hace tiempo. Por lo mismo, la comunicación, la empatía y la cooperación son imprescindibles. Una relación de pareja es como un ente vivo, necesita atención y cuidados y precisa que sus integrantes sean capaces de evolucionar a la par. Si esto no sucede, ten la valentía de exponerlo con respeto y claridad y tomar las decisiones que sean necesarias.

Elena Sanz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *