Porsches, superyates y propiedades de 6 millones de euros en Manhattan: en qué gasta Wall Street los bonus de un año récord

En los últimos días, Michael Tabor ha estado trabajando en una misión.

Tabor, que se dedica al comercio de yates de lujo, ha estado en Italia, viajando desde el pintoresco pueblo mediterráneo de La Spezia, junto a un acantilado, hasta la ciudad toscana de Carrara, en representación de algunos empleados adinerados de Wall Street que le han pedido ayuda para conseguir un trofeo.

4 de los clientes de Tabor tienen pensado adquirir un yate de al menos 30 metros de eslora. Uno quiere cerrar un trato para comprar un yate de 70 metros, según explica Tabor a Business Insider. Mientras, Kitson Yachts, su correduría de servicios de lujo, no para de recibir peticiones para vuelos privados a islas.

En los últimos 2 meses y medio, Tabor dice que hay una frase que se repite entre sus clientes de Wall Street, desde banqueros de inversión hasta gestores de hedge funds: «Nunca esperé ganar tanto dinero como el que gané el año pasado, así que me estoy recompensando«.



La experiencia de Tabor refleja una nueva fase para Wall Street. Después de años de reducir los bonus tras la crisis financiera, parece que vuelve a llover la liquidez. Esto se traduce en mucho movimiento de tarjetas de crédito, apetito por los vinos caros y una mayor demanda casas con precios desorbitados. En general, el capital se está moviendo.

Los grandes bancos registraron beneficios récord el año pasado. La competencia entre diferentes entidades por fichar a los mejores también creció.

En un esfuerzo por retener el talento, Goldman Sachs anunció un aumento del 33% en la compensación y los beneficios a los empleados en 2021 con respecto al año anterior. Mientras, Bank of America aumentó su fondo de bonus para los banqueros de inversión en más de un 40%, según Bloomberg. Eso se suma a un incremento de casi 90.000 euros al año para sus directoressegún Business Insider.

No son solo los trabajadores sin cargos de responsabilidad los que están experimentando aumentos en sus salarios.

Los bonus han elevado la compensación total de los líderes financieros a niveles asombrosos este año. El consejero delegado de Goldman Sachs, David Solomon, percibió 30 millones de euros, el doble de lo que ganaba hace apenas 2 años. Y su homólogo en Morgan Stanley, James Gorman, cobró otros 30 millones en 2021, en línea con el CEO de JPMorgan, Jamie Dimon.

Rahul Jain, auditor adjunto de la ciudad de Nueva York, explica a Business Insider que existe «una elevada probabilidad de que la temporada de bonus sea la más potente desde la recesión«. Y predice que estos bonus superarán con creces las previsiones de su oficina, que apuntaban a un alza anual del 6,5%, un crecimiento que ahora Jain considera «conservador».

Y no se espera solo que se beneficien aquellos que van a comprarse un yate.

Business Insider ha hablado con 16 personas, entre los que se encuentran agentes inmobiliarios, corredores de aviación privada y marítima, restauradores y personas vinculadas a Wall Street, para hacerse una idea de cómo la industria financiera está celebrando su inesperado año de bonus.

Desde propiedades de moda en Nueva York y Miami hasta la adquisición de Porsches y embarcaciones marítimas (con todo tipo de lujos). Esta es la fotografía que está dejando el año récord en bonus en Wall Street.

Porsches a juego y pago al contado

El hecho de que el aumento de bonus en Wall Street dispare el gasto no es nada nuevo.

Sin embargo, se espera que este ejercicio sea diferente porque los bonus son mayores de lo que han sido en años y llegan en un momento en que los consumidores están desesperados por salir y gastar después de mucho tiempo confinados por la pandemia.

«Ómicron ha creado un entorno difícil en diciembre para restaurantes y comercios. El gasto impulsado por los bonus está mejorando sus ingresos al hacer que este dinero se gaste en cenas, joyas y otras cosas», afirma Jain.

Dos directores de un banco de inversión que estaban a punto de ser ascendidos decidieron dejar de lado la precaución y compraron Porsche 911 iguales para celebrar el gran año de los mercados, según ha contado a Business Insider una persona familiarizada con la operación.

Otra fuente de la industria del automóvil afirma que los jóvenes de poco más de 30 años que trabajan en el sector financiero están buscando modelos superiores como los sedán Panamera y los 911 GT3 con la esperanza de mejorar sus Cayman y Boxter.

Y, a pesar de los bajos tipos de interés, algunos optan por no financiarlos y pagar al contado.

Si los últimos años sirven como predicción, las ventas también deberían estar aumentando en las firmas de moda parisinas como Chanel y Hermès.

Un inversor en private equity que dejó Wall Street hace poco recuerda la temporada de bonus cuando trabajaba en uno de los 3 principales bancos de inversión de EEUU. Las empleadas del banco se dirigían como un reloj a las boutiques de Chanel a la salida del trabajo.

Era algo así como un rito de iniciación entre las nuevas empleadas de banca. Las jóvenes charlaban sobre sus nuevas compras al día siguiente, luciendo sus bolsos de Chanel como una especie de trofeo por haber sobrevivido a las primeras pruebas en un entorno tan despiadado.

¿El precio de estos bolsos? Entre 2.000 y 5.000 euros, aproximadamente.

En Prive Porter, un comercio con sede en Miami que vende bolsos Hermès Birkin, el director Jeff Berk ha sido testigo de cómo han aumentado las ventas entre los varones de Wall Street. Ven estos bolsos como una inversión que puede revalorizarse o como un regalo para sus parejas.

El precio no es un problema: los Hermès Birkin más baratos cuestan alrededor de 17.000 euros, pero los más caros pueden llegar a más de 250.000 euros.

Una segunda residencia en Miami

Vickey Barron, de la inmobiliaria Compass, dice que ha estado en contacto por teléfono con trabajadores de Wall Street ansiosos por gastar sus bonus.

«No creo que muchos esperaran tener ese efectivo. De repente, se preguntan… ‘¿Qué podemos hacer con eso? ¿Cómo lo vamos a gastar? ¿Cómo lo vamos a invertir?'», afirma Barron.

Un cliente de San Francisco llamó dispuesto tirar la casa por la ventana, eligiendo un apartamento de 3 habitaciones de más de 6 millones de euros con portero en Nueva York. Otro comprador manejaba un presupuesto de 35 millones de euros, buscando áticos con comodidades de «nivel Four Seasons».

Reid Heidenry, un agente inmobiliario especializado en lujo de Miami que trabaja para Sotheby’s International Realty, cuenta que tiene un cliente de Wall Street en este momento que está usando el dinero de su bonus para una segunda casa en Miami: una propiedad de 3 habitaciones y 3 baños por algo más de 2 millones de euros. “Me dijo que quiere cerrar la operación la primera semana de abril porque recibe su bonus en marzo”, relata Heidenry.

De manera similar, Jeff Miller, otro asesor inmobiliario, tiene un cliente de Wall Street que busca gastar su bonus en una casa de 3 dormitorios y 325 metros cuadrados en Miami Beach valorada en 2,63 millones de euros. El comprador originalmente vio la casa el año pasado, pero pidió retrasar la compra hasta la temporada de bonus.

Comprando cuadros directamente de las paredes

Mientras que algunos habituales de Wall Street buscan embarcaciones o se gastan el dinero en las firmas de moda francesas, otros prefieren destinarlo a buena comida, buen vino y carne Wagyu para celebrar sus logros.

En el elegante restaurante Frevo de Manhattan, los profesionales de la industria financiera están listos para celebrar. El chef y copropietario Franco Sampogna explica que el exclusivo restaurante a solo unos minutos de Washington Square Park se está preparando este mes para el aumento de demanda de carne Wagyu o Kobe.

La experiencia gastronómica de Frevo incluye un menú de degustación de unos 140 euros que incluye alrededor de 9 platos. Bernardo Silva, gerente y cofundador del restaurante, ha dicho a Business Insider que, en las últimas 2 semanas, los clientes, incluidos los de la industria financiera, han aumentado el consumo de vinos premium de 200 euros la botella.

Entrar en Frevo, un restaurante que sirve cocina francesa de vanguardia, exige que los comensales conozcan el punto de acceso: la puerta secreta del restaurante está oculta detrás de una obra de arte en una galería del Soho.

Después de una comida en el restaurante el mes pasado, un hombre de negocios de Wall Street compró un retrato del artista estadounidense Jean-Michel Basquiat del fotógrafo Richard Corman, que se exhibía en el vestíbulo de la galería de Frevo, tal como ha relatado Silva a Business Insider.

Un portavoz de Frevo se ha detallar a comentar el precio de venta, pero sí ha dicho que las piezas de la galería valen entre 13.000 y 35.000 euros más o menos.

40.000 euros al año de guardería

Todo este opulento gasto seguramente provocará preguntas sobre la creciente brecha de ingresos entre las personas que trabajan en el sector financiero y las que lo hacen en otras industrias.

De hecho, los empleados de Wall Street ganaron una media de 384.000 euros en 2020, en gran parte gracias a los bonus, frente a los 80.864 euros del resto del sector privado, según la oficina de auditoría.

Pero Jain, el auditor adjunto, aclara que las consecuencias de estos bonus seguirán siendo algo bueno para Nueva York debido al aumento del gasto.

«Muchas de las personas con mayores ingresos todavía tienen un domicilio en Manhattan y la ciudad de Nueva York. Van a gastar mucho aquí. Así que hay un claro beneficio», indica Jain.

Otros empleados de Wall Street han dicho a Business Insider que planean gastar sus bonus de forma inteligente y sin opulencia.

Un banquero explica que su mujer y él tienen pensado invertir su dinero en una escuela privada para su hijo, que tienen está a punto de entrar en la guardería. Calcula que el coste podría ser de unos 43.000 euros anuales.

Este mismo banquero señala que es bastante propenso a ahorrar y que muchos de sus compañeros también se inclinan por guardar parte de sus bonus porque «mucha gente sueña con no trabajar en Wall Street hasta los 60 años».

Reed AlexanderAaron WeinmanBusiness Insider

Deja una respuesta