El curioso manual de sexo, prohibido durante 3 siglos

En realidad, se desconoce su autor. Seguramente quiso utilizar el nombre del gran filósofo griego con el objetivo de darle mayor prestigio al libro o de lograr que se autorizara su circulación. Respecto a los consejos, lo interesante de ellos es que reflejan la mentalidad de la época y que, a la luz de lo que sabemos hoy, resultan casi absurdos.

Una prohibición extraña

La verdad es que no resulta claro por qué se prohibió este antiguo manual de sexo. La mayoría de los textos que contiene están completamente alineados con el pensamientocristiano. Quizás alguien creyó que solo con hablar del tema podrían desatarse pensamientos obscenos o degenerados.

Este manual de sexo describe la cópula como un acto carnal, que es completamente natural entre hombres y mujeres, y cuya finalidad es engendrar. Al respecto da consejos para determinar el sexo de los hijos y para evitar que tengan deformidades.

Señala, por ejemplo, que la mujer debe recostarse del lado derecho, después del acto sexual, si quiere tener un varón. Para tener una niña, es necesario que lo haga del lado izquierdo. También indica cuáles son las fechas más propicias para engendrar hijos de uno u otro género.

El manual de sexo y su enfoque

Pese a que casi todo su contenido está centrado en la reproducción como tal, también incluye algunas recomendaciones para llevar una vida sexual satisfactoria. Dice, por ejemplo, que el sexo, cuando es “moderado” y “legítimo”, ayuda a despejar la mente y a dejar de lado la melancolía.

El texto aclara que si no se tiene sexo con cierta regularidad pueden aparecer problemas de vista, mareos y otros males más graves, especialmente en los hombres. Por contraste, cuando se tienen demasiadas relaciones sexuales, el cuerpo se puede “secar” y la vida se acorta. Pone como ejemplo a los gorriones, que copulan con frecuencia y solo viven 3 años.

Asegura que las características de los hijos dependen del pensamiento de la madre. Por ejemplo, si ella piensa en seres terribles después del sexo, el hijo podría salir con malformaciones en los labios o pelo en la lengua. Por lo tanto, recomienda que la mujer mire fijamente a su esposo y solo piense en él. El objetivo, que el hijo se le parezca.

Otras advertencias y recomendaciones

El antiguo manual de sexo recomienda a las mujeres que no consuman demasiadas comidas grasas o picantes, ya que estas “calientan demasiado el cuerpo, motivándolas a la lascivia. Al mismo tiempo, anima a las féminas a ser complacientes con sus maridos: evitaría que caigan en los abrazos obscenos de cualquier “prostituta mentirosa”.

Aconseja a los esposos dejar las preocupaciones antes de consumar el acto sexual. Animar su faceta animal y hacer uso de la fantasía para que todo sea más placentero. Aconseja a los hombres no tener relaciones con su esposa con demasiada frecuencia, pues, según dice, “las mujeres, en general, están más contentas teniendo algo bien hecho una vez que algo mal hecho frecuentemente”.

También les aconseja que cuando el hombre ya “ha hecho lo que la naturaleza lo motivó hacer” debe tener cuidado de no retirarse demasiado rápido del lecho de amor. Según el autor, de hacer esto se corre el riesgo de que entre frío al vientre femenino, lo cual podría llevar a consecuencias peligrosas. También anota que la infidelidad es corrupta y que solo produce enfermedades.

Aunque este antiguo manual de sexo no es exactamente el Kamasutra, sí tiene un valor documental muy grande. Es un texto que nos ayuda a comprender algunas de las ideas que ha aceptado, publicitado o censurado nuestra cultura en la evolución. Comprendiendo mejor el ayer, entenderemos más el hoy y estaremos mejor preparados para el mañana.

Edith Sánchez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *