Redes sociales, la nueva forma de aprender sobre sexualidad

¿Imagina vivir sin redes sociales? Probablemente sería imposible, y es que la comunicación digital ha transformado por completo la forma de relacionarnos, así como la forma de consumir información y comprar productos.

El crecimiento del uso del teléfono móvil, que se ha convertido en el principal dispositivo de conexión (95% de los casos) ha catapultado a las redes sociales hasta un punto inimaginable. Y si bien WhatsApp y Facebook eran las dos aplicaciones preferidas por los españoles hasta hace un par de años, Instagram no ha parado de crecer (un 23% el último año), hasta convertirse en la red social preferida tanto para los usuarios como para las marcas, con lo que ha conseguido destronar a las compañías de Zuckerberg.

Las Stories de Instagram es el medio favorito de la Generación Z para consumir contenidos

La Generación Z, los jóvenes nacidos entre la mitad de la década de 1990 y mediados de la década de los 2000, han marcado las tendencias de consumo, y han elegido a Instagram como su red social favorita y al vídeo, y en especial el formato de Instagram Stories (vídeos de 15 segundos), como su medio favorito para consumir contenidos.

Este hecho se debe a que el vídeo es más interactivo y cercano, y genera un mayor engagement con los usuarios, por lo que el 60% de las marcas han sucumbido a este formato para vender sus productos a través de las redes sociales.

Pero la piedra angular de Instagram se encuentra en el géneroInfluencer y la forma de compartir contenido y vender productos a través de sus recomendaciones y experiencias propias. Alrededor de esta figura y de las marcas se han construido comunidades con unos intereses y gustos comunes.

En esta línea, las redes sociales no solo han cambiado la forma de consumir productos, sino también de consumir información, y se han convertido en una vía a través de la cual ver contenidos educativos de una forma interactiva y dinámica.

Los algoritmos de las redes sociales son incapaces de diferenciar entre el contenido pornográfico y el contenido sexual educativo

A pesar de ello, hay contenidos como la educación sexual que difícilmente consigue abrirse un hueco en las redes sociales, una vía por la que fácilmente puede llegar a un target joven, que es quien más necesita aprender sobre esta cuestión. Esto se debe a sus reticencias morales, ya que los algoritmos de las redes sociales son incapaces de diferenciar entre el contenido pornográfico y el contenido sexual educativo, como puede ser aprender a detectar los bultos en el pecho femenino.

No obstante, a través de un contenido muy cuidado, hay páginas como Platanomelón, un sexshop que ha conseguido desafiar a Instagram, alcanzando los 109k usuarios, a Facebook con 118k y a YouTuBe con 685K, compartiendo un contenido sexual con el que pretenden acabar con los prejuicios, el desconocimiento y los tabúes que existen entorno al sexo.

Gracias a un diseño gráfico espectacular y a una buena dosis de creatividad, esta página ha conseguido convertirse en un lugar de inspiración y de consulta que rompe con los prejuicios sociales que conlleva dar un like o ser follower de una página relacionada con el sexo.

Vía: Marketing Directo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *