8 juguetes sexuales que gustan mucho más que el Satisfyer

El Satisfyer fue el gadget estrella del año pasado, rompiendo muchos tabúes en relación con la masturbación y sexualidad femenina y abriendo mucho debate sobre el tema de la salud sexual.

De hecho, los gadgets sexuales han comenzado a ser reconocidos oficialmente como productos tecnológicos. En el último CES (Consumer Electronics Show), una de las mayores ferias de tecnología que se celebra a principios de enero, por primera vez estos dispositivos se colaron dentro de la sección de salud y bienestar de la feria.

En 2019 se había generado una gran polémica en el mismo evento al recibir un vibrador de la compañía Lora DiCarlo un premio a la innovación en la categoría y robótica. Sin embargo, la CTA (empresa organizadora del CES) lo anuló aludiendo a una norma por la que los productos “inmorales” u “obscenos” eran descalificados. Esto hizo le hizo un flaco favor al organismo y le dio muy mala prensa por su rechazo ante estos dispositivos, algo que trataron de compensar en la siguiente edición.

Sumado a este avance, la enorme popularidad y ventas del Satisfyer, en parte por su competitivo precio de venta, han abierto un terreno que para muchas mujeres y hombres era hasta entonces inexplorado. Nadie le puede negar ese papel, pero desde luego no es la única opción de este tipo que se vende. Todo depende de gustos.

Hay que tener en cuenta que el Satisfyer Pro 2, su modelo más famoso y vendido, es un succionador de clítoris, no un vibrador. Son dos cosas distintas. No realiza una vibración por fricción, sino que emite una serie de ondas que ayudan a estimular toda la estructura interna del clítoris, no solo su zona superficial.

Si estás pensando en adquirir un juguete sexual para ti, como regalo para tu pareja o para disfrutar los/las dos hay varias cosas que debes tener en cuenta. El precio es uno de los más importantes. No es ningún secreto que hasta el momento estos juguetes sexuales resultaban un poco caros. Sin embargo, en el último año han surgido muchas alternativas baratas. Todo depende de lo que busques, pero puedes encontrar propuestas por entre 20 y 100 euros.

El material es otro detalle que tienes considerar y que también puede encarecer el coste. La mayoría están hechos de plástico o silicona, sin embargo, estos pueden ser más o menos realistas o suaves. Es común que los vendan con resistencia al agua, por si quieres usarlos en la ducha o dándote un baño relajante, pero no siempre es el caso.

También deberías echar un ojo al sistema que llevan o los modos (como decíamos, succionador y vibrador son diferentes). Los hay muy completos, con muchos modos de vibración que varían el movimiento, la cadencia o la intensidad. Debes plantearte qué zona quieres estimular: clítoris, vagina, ano (o quizás todas), porque cada dildo o vibrador puede estar diseñado para un área concreta.

Teniendo estos aspectos en cuenta, estos serían algunos de los mejores juguetes sexuales que puedes comprar como alternativa al Satisfyer:

Vibrador Kissplay

Durante una buena temporada ha sido el vibrador para punto G más vendido en Amazon, con un gran número de calificaciones. Estuvo un tiempo fuera de la tienda, pero ahora ha vuelto a comercializarse.

Lo mejor de este artículo es que es un 2 en 1. Su función succionador tiene varios modos, lo que es una gran ventaja. Algo similar ocurre con la función de vibración. Además, ambas funciones se pueden combinar al mismo tiempo.

El dispositivo tiene dos partes, cada una con su motor, y se puede doblar sin problema para usarlo en diferentes juegos. Cuenta con un cuerpo de hasta 18 cm insertables.

Otro detalle interesante es que se puede cargar a través de USB. Bastan 3 horas para una carga completa, proporcionando 2 horas de autonomía.

Masajeador remoto Leweiko

El Satisfyer está muy pensado para el onanismo en solitario o con nuestra pareja de manera presencial, pero ¿qué ocurre si la otra persona se encuentra a kilómetros de distancia? Un gadget como el siguiente combinado con una videollamada puede salvar la situación.

El masajeador Leweiko se puede controlar a través de una aplicación móvil disponible para iOS y Android. Eso significa que la otra persona puede tener el dominio del placer, aun estando lejos. También se puede controlar por Bluetooth.

Ese tipo de juegos pueden aportar mucho morbo y erotismo a la pareja. La mujer puede llevar el masajeador puesto en cualquier lugar público y la vibración puede comenzar sin aviso previo.

La app también está pensada para poderse vincular con distintas personas, por si mantienes una relación de pareja abierta o poliamorosa o simplemente tienes varios rollos con los que experimentar.

Una función muy llamativa del gadget es que puede vibrar a ritmo de la música, sincronizándose con cualquier estilo o género.



Bolas chinas Fidech

Las bolas chinas son otro clásico de los juguetes sexuales. A diferencia de otros gadgets de este estilo, no estimulan en el exterior, sino que se introducen en la vagina. Su clave es la fricción que producen y la vibración en el interior.

Además de usarse con fines de placer, este gadget también puede resultar muy recomendable para fortalecer el suelo pélvico y realizar ejercicios de Kegell.

Para iniciarlo debes mantener el botón pulsado durante 3 segundos hasta que se encienda la luz indicadora y luego podrás usar el control remoto para cambiar la frecuencia. Este mando tiene hasta 10 metros de cobertura.

El material del que están hechas las bolas es silicona suave, fácil de limpiar e hipoalergénica.

Otra ventaja es que resultan silenciosas, no superando los 50 db de ruido al usarse.

Succionador de clítoris Fidech

Si el Satisfyer te parece un poco caro para lo que hace y te gustaría pagar mucho menos por un gadget sexual de este tipo, aquí tienes un succionador de clítoris que cuesta menos de la mitad.

El succionador Fidech puede que sea un poco más tosco que el famoso juguete, pero tiene 10 modos distintos que van de suave a fuerte.

Es impermeable y está fabricado en silicona, ABS y resina. Es totalmente sano y ultra-suave.

Puedes cargarlo por USB con tu ordenador o incluso una powerbank para llevarlo a cualquier parte. Tras 3 horas de carga podrás usarlo 2 horas de continuo.

Además de su discreta caja, se incluye una bolsa de terciopelo para que lo almacenes y lo mantengas protegido y limpio.

Succionador consolador XJWZ

Los clásicos consoladores, que tienen la apariencia y forma de un pene, también han comenzado a incorporar una función de succión adicional. Este modelo es una muestra de ello.

No es demasiado grande ni grueso y es de silicona. Cuenta con 14 modos de vibración. Está pensado para que lo puedan usar tanto hombres como mujeres y que valga para vagina y ano.

A ello se suma un pequeño succionador pensado para ellas que está ubicado estratégicamente para estimular el clítoris mientras se encuentra insertado.

Al igual que otros gadgets que hemos incluido en la selección, también se puede cargar a través de USB.

Succionador PALFC

Este curioso modelo es en realidad un vibrador, no un succionador, que imita en apariencia a una lengua humana dentro de una boca.

Así, el artículo permite que la lengua de silicona haga movimientos que simularían los de un cunnilingus.

Tiene una ventosa potente, para que lo puedas fijar a una superficie, como el suelo, una pared o una mesa y así te despreocupes de estar sujetándolo.

Vibrador succionador QMMYA

Este gadget tiene una fórmula algo diferente. Cuenta con vibrador en un extremo y lo que es el succionador de clítoris está ubicado justo en la punta contraria, que además lleva una curiosa ventosa y algo parecido a la lengua que hemos visto en el producto anterior. Esta ofrece calor para un mayor estímulo, alcanzando los 42 grados.

Cuando se utiliza como vibrador abarca 14 cm insertables. A ello se suma un pequeño saliente diseñado para el clítoris de 4,5 cm.

El artículo dispone de 12 modos de vibración diferentes y resulta bastante silencioso (hace menos de 40 db).

Succionador ardilla

Dicen que esta ardilla puede recorrer España saltando de clítoris en clítoris, pero por higiene y salud lo mejor es que seas egoísta y lo uses solo tú. La boca de la ardilla hace de succionador, mientras su cola se usa como vibrador.

El artículo cuenta con 10 modos de vibración y 5 de succión. Esta última imitaría una respiración.

La versión en rosa está más rebajada, pero también la puedes conseguir en morado.

Alberto Payo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *